advaitanodualidad.blog

Descubre como los sabios Epicuro y Platón abordaron el problema de la falta de felicidad


Epicuro de Samos

A Platón se le pinta como un filósofo profundo y de ideas elevadas, cosa que no deja de ser cierto. Mientras, a Epicuro se lo asocia con el placer, cosa que no deja de ser  tampoco verdad. ¡Sin embargo ambos creían en la felicidad del hombre!

canvas

Epicuro nació en el año 342 a. C en Samos, isla que entonces era una colonia de Atenas y ahora  pertenece a Turquía. Hijo de un maestro, Epicuro era ciudadano Ateniense de pleno derecho, moriría  setenta y dos años después en la misma Atenas, tras fundar una singular escuela de filosofía “El Jardín”.

Muy productivo, se le atribuyen más de trescientos manuscritos, aunque de ellos quedan solo fragmentos recogidos por sus discípulos. Posiblemente fue el último filósofo  relevante de la Grecia clásica. Sus textos reflejan una profunda reflexión sobre la ética y las ciencias naturales.

Mal interpretado por numerosos estudiosos, se ha catalogado a este hijo de Samos como un filósofo de lo superficial,  disoluto y amigo  del placer por exceso. Siendo todo lo contrario, fue un individuo muy comedido y promovía esto mismo.

Al igual que encontramos en otras filosofías, por ejemplo en el budismo donde se explica que el apego a los placeres mundanos llevan al dolor y al sufrimiento, cercano a esto Epicuro proponía el equilibrio  y decía  que:

  •  El placer moderado lleva a la felicidad.  Entendiéndose como moderado el equilibrio.
 Conexión Platón

Aunque estudiosos de Platón y Epicuro se han empeñado en alejar a ambos filósofos –recordemos que cuando nació Epicuro hacía cinco años de la muerte de Platón-, Epicuro estuvo notablemente influenciado por el Divino Platón.

  1. Asistió a clases de Pánfilo, discípulo directo de Platón y  de Nausífanes discípulo este de Pirrón, que lo fuera también de Platón.
  2. Otra conexión al menos en lo formal, fue  “El Jardín”. El Jardín a modo de convento, era donde se impartía las enseñanzas de Epicuro y tenía notables similitudes con la Escuela Filosófica del  también nacido en Samos,  Pitágoras, inspirador  de Platón con su Academia.
  3. Entresacando una pincelada de la filosofía platónica, diremos que Platón dividía las veinticuatro horas del día  en “turnos” de seis horas:

6 horas para dormir, 6 horas para trabajar,  6 horas para los divinos ocios,   6 horas para investigar (estudiar)

Epicuro, esos “turnos” no los proponía tan exactos al menos en lo formal, pero si  apreciaba que había placeres de tres tipos, los cuales están emparentados a esos horarios como veremos a continuación:

  • ·         Los naturales y necesarios.

Suponen atender a las necesidades físicas como son: alimentarse, dormir, la vivienda, etc… Los cuales se debían hacer en justa medida y sin excesos.

  • ·         Los naturales e innecesarios.

Serían los que Platón encuadraba en divinos ocios: las pláticas, sexualidad, las artes, etc… Se pueden satisfacer en medida moderada y que no sea un recreo vanidoso.

  • ·         Los antinaturales e innecesarios.

Son aquellos que dispersan  a las personas: la fama y el poder. Sucumbir a las fantasías que provocan llevara al sufrimiento.

Como se dijo anteriormente, no se conserva la obra completa de Epicuro, por ello, cuestionarlo es más complicado que hacerlo con Platón, sin embargo, podemos ver, que ambos promulgaban ¡El Hombre Feliz!

audrei.advaitanodualidad.blog

La Amistad, otro punto en común con el Divino Platón

Mal entendido  adrede o por ignorancia, se ha aceptado incluyéndose en los diccionarios de todo el mundo que cuando una persona es volátil, superficial  y llena de deseos que trata de colmar, se le atribuye con el apelativo de “epicúrea”. Sin embargo Epicuro enseñaba:

 Ser Moderado, porque ausenta el dolor tanto del cuerpo, como del alma. Para alcanzar esta idea, sostenía que la falta de deseos superficiales, proveería al Hombre del ansiado “placer”.

En la Grecia clásica, el lujo y el exceso de bienes materiales hacían mella en los patricios. En oposición a esta idea, la propuesta de Epicuro fue crear una fraternidad y ser felices solo con lo justo y necesario.

Buscando el bien de nuestros semejantes, encontramos el nuestro (Platón)

Fue entonces cuando se alejó con sus discípulos del mundanal ruido, primero a un jardín dentro de la ciudad y tiempo posterior a una finca a las afueras de Atenas.

Allí convivían hombres y mujeres, ricos y pobres, libertos y esclavos, con la peculiaridad de que “el sexo” era algo natural. Sin embargo, en un lugar tan idílico a primera vista da la sensación de aburrimiento y, podría ser un foco de conflictos personales.

Epicuro dio la vuelta al problema, para ello utilizó LA AMISTAD como un principio inalienable de su filosofía para alcanzar La Felicidad; La Amistad suponía un pegamento que ayuntaría las almas junto con La Reflexión y La Libertad.



Si te ha gustado el artículo deja un me gusta o comentario, así sabremos de tí.

También puedes inscribirte para que se te envíen los artículos por e-mail


 

Otros artículos de interés

¿Si no conoces la historia de uno de los sabios más importantes?, lee este artículo sobre Nisagardatta

nisargadatta_maharaj00

 

.255 Estados de ánimo. Cómo aprender a resolver conflictos de tú personalidad

personalid

 

 

4 thoughts on “Descubre como los sabios Epicuro y Platón abordaron el problema de la falta de felicidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s