advaitanodualidad.blog             Autora: Mirta Mirra

3 Relatos y un estudio de simbología de tarot. ¿Qué se esconde en las Rimas y Leyendas de Bécquer? (I)

El artículo que hoy nos complace presentar es un trabajo muy original,  sobre El Esoterismo de Bécquer. La autora desmenuza tres leyendas y al final de los mismos los estudia a través del simbolismo del tarot.

Dada la calidad del artículo que nos envía Mirta Mirra, la dirección de advaitanodualidad.blog ha querido dejarlo integro.
No obstante, lo hemos divididos en tres partes por su longitud,  es recomendable hacerlo así dado que hoy en día se usan teléfonos móviles o celulares y en estos dispositivos leer puede ser fatigoso. De esta manera aquel que quiera leerlo en su totalidad sólo tendrá que hacer clik en el enlace correspondiente.

Si quieres seguir leyendo la segunda parte del artículo haz clic en el siguiente enlace

3 Relatos y un estudio de simbología de tarot. ¿Qué se esconde en las Rimas y Leyendas de Bécquer? (II)

3 Relatos y un estudio de simbología de tarot. ¿Qué se esconde en las Rimas y Leyendas de Bécquer? (III)

 

3 Relatos y un estudio de simbología de tarot sobre Béquer

 Pocos creadores han obtenido la inmortalidad  por  una obra tan breve como Bécquer

Gustavo Adolfo Bécquer (Sevilla 1836-Madrid 1870), es uno de los poetas más reconocidos en la literatura en español. El efecto Bécquer ha  inspirado a poetas de la talla de Rubén Darío, Juan Ramón Jiménez, Machado,  entre otros y, a millones de enamorados y desenamorados que alguna vez han dedicado un poema.

Quedó huérfano siendo un niño, de carácter soñador no tenía claro si quería ser pintor, escritor o poeta, ¡o todo!, fue a los dieciocho años cuando se trasladó a vivir a Madrid donde realmente se definió.

Becquer.advaitanodualidad.blog--644x362

Las carencias económicas fue la tónica de su vida  y, vivió una dura bohemia, que lo llevó a contraer la tuberculosis, sería esto lo que lo llevaría a su muerte a los 34 años, sin siquiera poder ver editadas sus obras.

Aunque la fama le proviene como ilustre poeta, su obra va más allá de la poesía,  ¡de no haber tenido tan temprana muerte es impredecible saber la altura intelectual que habría alcanzado!. Pocos creadores han obtenido la inmortalidad  por  una obra tan breve como él.

Como periodista trabajó en la redacción de “El Contemporáneo”, donde escribió: “Cartas desde mi celda” y “Cartas Literarias”. También es interesante su trabajo sobre la “Historia de los Templos de España”,  quizás un poco recargado en su lenguaje pero quedó inconcluso.

Su principal obra fue: “Rimas y Leyendas”, una revolución literaria en el ocaso del Romanticismo. Es conocido que viajó por  España buscando historias conservadas por la tradición popular y la memoria de sus gentes, posiblemente se perdieron por el pillaje de la chusma en la revolución de 1873.

De estos relatos he escogido tres de sus Leyendas, asociándolas  a otras tantas Rimas, como exponente de sus obras. Confieso que, desde siempre, le tengo mucho cariño a éste paisano mío, porque sus escritos, leídos con avidez en el Cementerio de Sevilla, especialmente “El día de los difuntos”, me trasladaban a los lugares mágicos que él describió.

Quedan todavía lugares mágicos en Sevilla, en los que la sombra del joven Adolfo parece que acaba de dejar el lugar; la ruinosa “Venta de los Gatos”, con el cercano cementerio, etc…, pero es el parque de María Luisa,  que en vida de Bécquer formaba parte de los jardines del palacio de San Telmo, donde el joven estudió, mi lugar preferido.

Sólo la estatua a Bécquer merece un artículo y largo, no es hoy el sitio para hacerlo, pero para aquellos que lo desconocen o van a visitar Sevilla, a modo de breve comentario diré que es un conjunto monumental hecho por  Lorenzo Collaut Valera, nacido en la provincia de Sevilla concretamente en Marchena y el escultor italiano: Bechini.

Obra octogonal en mármol y bronce que rodea un gran árbol, un ciprés de los pantanos, originario del Missisipi y que seguramente los ojos de Bécquer alguna vez se posaron en él.

Hay un busto de Bécquer adaptado del retrato que le hizo su hermano Valeriano, dos ángeles negros, uno yaciente y otro parece que se preparara para lanzar una saeta y, la figura de tres jóvenes; la que espera ilusionada el amor, la enamorada y por último la que representa el amor herido.

 Los escritores, Serafín y Joaquín, “Los Hermanos Quinteros”, donaron una de sus novelas y con los beneficios se sufragó gran parte del monumento en 1910.

  Espero que les gusten y … Cuidado con los Espíritus ¡ ¡ ¡

 El Miserere

Nuestro viaje empieza en  el Convento de Santa Inés de Sevilla, por el siglo XVI, donde tocaba un músico muy especial, Maese Pérez, el Organista; ciego de nacimiento y muy humilde, tocaba “como los Ángeles”, sobre todo, en la Misa del Gallo. Por eso, la Iglesia del Convento, “rebosaba”, la última Nochebuena.

Los feligreses estaban expectantes pero se encontraron con la desagradable noticia de que Maese se había puesto muy enfermo y no podrían contar con él.

Todos lamentaron mucho la noticia, salvo el típico músico envidioso que estaba empeñado en sustituirle y, rápidamente se ofreció para tocar.

Se sentó en el órgano pero el instrumento sonaba desafinado y la gente empezó a silbar y a gritar: -Fuera, Fuera, Fuera ¡ ¡ ¡

En ese momento, se escuchó un gran revuelo porque traían en volandas a Maese Pérez, pálido como un cadáver, para tocar. No tocó como siempre si no, ¡mejor que nunca!, su querido órgano. -Aquello sí que era Música ¡ ¡ ¡

De repente se oyó el grito desgarrador de su hija y, todo quedó en silencio… La gente se preguntaba que había pasado, hasta que se conoció la fatal noticia, el organista acababa de morir.

Al año siguiente, como Maese Pérez ya no tocaría en el Convento, pocos acudieron allí; concentrándose, la mayoría de la gente, en la Santa Iglesia Catedral donde, con el favor del Obispo tocaba el otro músico, ya sin competencia…

La hija de Maese Pérez, que también era música, no quería tocar por respeto a la memoria de su padre, por lo que esa noche no habría concierto en Santa Inés.

La Misa inició y discurrió, como era habitual, hasta el momento de “la Consagración” cuando, sin saber como, volvió a sonar el órgano y, al mismo tiempo, el grito de su hija diciendo que su padre estaba allí…

Las monjas y los pocos fieles que habían subieron deprisa para verlo, aunque solo pudieron comprobar como las teclas parecían tocar solas; pero su hija seguía afirmando ver al espíritu de su padre y todos reconocieron el milagro.

La noticia voló tan rápidamente que llegó hasta la Catedral y el mismo Obispo, el Músico y las gentes, corrieron para verlo también pero, cuando llegaron, el órgano ya había enmudecido, y no se volvió a oír más ¡ ¡ ¡

Para acompañar esta Leyenda, a continuación sigue la Rima VII:

“Del salón en el ángulo oscuro, de su dueño tal vez olvidada,

Silenciosa y cubierta de polvo veíase el Arpa.

¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas, como el pájaro duerme en sus ramas,

esperando la mano de nieve que sabe arrancarlas ¡

Ay¡ – pensé – Cuantas veces el genio así duerme en el fondo del Alma,

y una voz, como Lázaro, espera que le diga: “Levántate y anda” ¡


 

Si te ha gustado deja un comentario o clikea “like”, así sabremos que has pasado por aquí.

Al inscribirte en el blog se te enviarán los correos de los nuevos artículos.


 



Otros artículos de interés:

Relato corto sobre la muerte, ¿y después qué?

lamuerte.advaitanodualidad.blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s